La tarde del 17 de diciembre de 2018, la residencia celebró por primera vez una entrañable actividad navideña entre los mayores del centro, y los más pequeños de las casas del personal.
La convivencia tuvo muy buena aceptación, y fueron muchos niños los que vinieron a compartir este momento con nuestros mayores.
Los mayores pintaron las manos a los pequeños, y estos las plasmaron en un mural de un árbol, donde posteriormente pusieron sus nombres. Después todos cantaron un villancico. Para finalizar se les ofreció una pequeña merienda.
¡El árbol quedó muy bonito y está expuesto en nuestro salón!